¿Por qué los humanos hemos insertado en nuestra cultura el deseo de ir siempre más allá? ¿Aumentar? ¿Y tener más?

Aceptamos que “más es mejor” sin pruebas. ¿Y si lo mejor fuera disminuir? ¿Sustraer? ¿Reducir?

Tenemos una tendencia a crecer y sumar, esto no es solo en la cultura brasileña, es una tendencia mundial.

En las organizaciones, el aumento de complejidad que estamos viviendo es exponencial. Pedimos más y más datos y luego no sabemos qué hacer con ellos. Tenemos muchos datos y poca información que nos indique los pasos a seguir. Nos perdimos en la esencia de un problema multifacético.

Esta frase atribuida a Mark Twain dice:

“Te escribí una carta larga porque no tuve tiempo de escribir una corta”.

¡Cuántas veces menos es más! Acumulamos tareas, especialidades y negocios que simplemente nos aportan poco. Actualmente, la obligación de adquirir más y más va en aumento. Compramos muchas cosas que luego nos resistimos a tirar.

Es interesante conocer la ley de resultados decrecientes de George Zipf, que es muy similar a la ley de Pareto y se aplica a muchos fenómenos en diferentes disciplinas físicas, naturales y sociales. Por ejemplo, la segunda persona más rica de una ciudad ganaría la mitad que la primera y la tercera sólo la tercera parte de la primera, y así sucesivamente.

Con demasiada frecuencia, los hospitales caen en la trampa de que más es mejor. Si nos fijamos en el número de especialidades, o servicios que se ofrecen, podemos analizar la rentabilidad de cada uno y ver lo que cada uno está sumando al total.

Si seguimos la regla matemática, veremos que si ya tenemos 20 servicios y los aumentamos un 50%, es decir, pasamos a 30 servicios, solo aumentaremos la rentabilidad un 11%. Por supuesto, una regla general puede no cumplirse en particular, pero siempre es interesante estudiar cuánto aporta cada uno en total, con los números reales en la mano. Esto define una ineficiencia implícita en el aumento de los servicios, ya que tendríamos un aumento del esfuerzo del 50% que solo rinde un 11% más, es decir, un 78% menos.

Pero tenemos otras razones en este caso para apreciar menos, como la falta de especialización que nos impide poner sistemas más automatizados y eficientes en un número menor de servicios. También desde el punto de vista del marketing, seguiremos en el término medio, es decir, en ausencia de una imagen singular y eficiencia productiva. La pérdida de especialización no se considera un problema en los establecimientos de salud.

La utopía última de un sistema hospitalario eficiente es tener los procesos organizados como si de una línea de producción se tratase. Esto ha existido durante 30 años en los EE. UU., en el caso de cirugías simples.

Si miramos más de cerca todos estos resultados, podríamos estar dispuestos a compartir nuestros clientes o pacientes con otras instituciones para mejorar el intercambio, la especialización de cada uno y la eficiencia productiva.

Ley de Zipf de resultados decrecientes

Ley de Zipf de resultados decrecientes

Alvin Toffler ya nos había advertido, en la Tercera Ola, que el problema del ejecutivo en el futuro sería el aumento de la complejidad. Después de 30 años su pensamiento está más vigente que nunca. Desarrollar una cultura de la sencillez extendida en toda la organización, revisando que todo aumento sea bueno y aplicando métodos sencillos, puede llevarnos a centrarnos en la mejor estrategia posible.

Victor Basso
Director de Opuspac Ltda.
Opuspac University (universidad corporativa)